Clases

El Objetivo

Hay quien dice que cualquiera puede hacer música… y, en cierta manera, estoy de acuerdo.

Salvo personas específicamente discapacitadas, casi todos podemos hacer ritmo con nuestro cuerpo o entonar una melodía con nuestra voz, pero se requieren ciertos conocimientos y habilidades –más o menos entrenadas- para que esa música suene bien, emocione, haga soñar… y todavía más si queremos hacerlo a través de un instrumento externo a nosotros.

Si has decidido aprender o progresar en lo que ya sabes, es porque tienes un sueño, un objetivo… ¡TU objetivo!

Y ese objetivo… ¿Cuál es?… ¿Tocar versiones?, ¿Hacer tributo de alguna banda?, ¿Componer tu propia música?…
¿Guitarrista virtuos@?…

¡No te dejes engañar!, aprender música y tocar bien cualquier instrumento y en poco tiempo, es fácil…
pero solo para algunos afortunados que poseen el “don”; para el resto es un proceso más costoso.

[important]

Mi objetivo es ayudarte a conseguir el tuyo

[/important]

 

Los Requisitos

Para mí, un músico es… una persona que hace música… así de simple.
Da igual el apellido -aficionado, profesional, semi-profesional, artista, famoso, estrella, etc.-, lo único importante es el verdadero interés por hacerlo, sean cual sean las circunstancias.

Si para ti la música es una más entre tus aficiones y lo que quieres es aprender a tocar unas cuantas canciones de moda o que te gusten, usando los acordes de acompañamiento habituales, no hay ningún problema, pero quizás te resulten más interesantes y económicas otras alternativas (asociaciones culturales, Casa de la Cultura en tu localidad, amig@s que ya sepan algo, Internet, etc.)

En cualquier caso y si, después de una toma de contacto, concertamos las clases, el horario que acordemos deberemos respetarlo y si surge un imprevisto importante para cancelar una clase, intentaremos comunicárnoslo lo antes posible para poder reestructurar ese día de la manera más adecuada.

 
[important]

Lo que pagas no es ni el método ni los materiales; es el tiempo que te dedico para que, juntos, avancemos en la música. Mi tiempo, como el tuyo, es ORO. ¡¡ Aprovechémoslo !!

[/important]

 

Conocimiento vs Habilidad

He observado, a lo largo de los años, que muchas personas se obsesionan sobre todo con la velocidad, con la rapidez en la ejecución, con el artificio más que con el contenido;
persiguen llegar a ser “una máquina” a la hora de ejecutar un solo y poder tocar cien notas por segundo…

¡De acuerdo!, el virtuosismo es la máxima herramienta de expresión, pero no un fin en sí mismo.

Algunos intérpretes, que llegan a ser excelentes técnicamente, se encuentran con un “muro” después de llevar tiempo tocando, notan que se han estancado y que no hacen más que repetir lo mismo una y otra vez…
¡Sienten que NO AVANZAN!…

¿El problema?… mucha práctica en la técnica/velocidad instrumental haciendo escalas o repitiendo “clichés”… y pocas ideas musicales frescas e imaginativas
[important]

Mi conclusión: primero está la música, en la imaginación, en el oído y la garganta, en el corazón… y acto seguido, se estudia la técnica que la lleva al instrumento, no al revés

[/important]
 

El Método (no… no es la peli… )

Existen muchos métodos para aprender música y guitarra… cada vez más…
Hay muchos más músicos y guitarristas que métodos…
Sin embargo, hay menos músicos y guitarristas que saben aplicar un método para enseñar a otros lo que saben… o lo que los otros quieren aprender.

Hablando sobre esto último, no creo que la mejor propuesta sea enseñarte a tocar solamente la música que a ti te gusta; eso suele ser “pan para hoy y hambre para mañana”.

Una de las mejores aportaciones que un buen profesor puede hacer, es facilitarte la escucha y el análisis de otras músicas, otros géneros, otros artistas que no conozcas y que puedan resultar interesantes para expandir tu mundo musical.

Claro que, si yo no he escuchado a gente como Luis Salinas, Andrew York, Herbie Hancock o Frank Gambale, difícilmente te los podré recomendar.

Por otra parte, la experiencia como músico profesional no significa experiencia docente, ni está en relación directamente proporcional. Cualidades como paciencia, metodología estructurada y progresiva, flexibilidad, adaptación, psicología, fluidez comunicativa, ciertas dotes de improvisación ante situaciones inesperadas…, son las básicas que todo instructor debe tener y quizás la más importante… saber escuchar.

Bien, creo tener la dosis suficiente de cada uno de estos ingredientes como para afianzar tu progreso, pero…
[warning]

¡OJO!… el TRABAJO, lo pones TÚ… YO, solo te sirvo de GUÍA

[/warning]
No lo olvides.

Los pilares del método

  • Entrenamiento auditivo

¿Eres capaz de entonar -no digo cantar- la escala menor natural, tú sol@, a partir de un tono cualquiera?…
¿Sí?… ¡fenomenal!… ¿No?… bueno, pues tenemos tarea, ya que es uno de los aspectos que todo buen músico o aspirante a serlo debe conseguir.

Salvo discapacidad, cualquiera puede entrenar y mejorar el llamado oído “relativo”, es decir la capacidad de entonar y reconocer intervalos, cualidad de acordes y progresiones desde un tono de partida, aunque no sepamos de cual se trata.

Su dominio nos va a permitir llevar al instrumento de manera fiable -y sin la habitual técnica de “prueba-error” o la trampa del esquema visual-, cualquier melodía que escuchemos, tanto sea tocada por otros o imaginada por nosotros. En esto último se basa la verdadera improvisación.

  • Lenguaje musical/Teoría/Armonía

Imagina que quieres hacer un artículo o un relato corto en inglés; ¿deberías saber leer y escribir algo en ese idioma?…

Contestación lógica: ¡¡Por supuesto!!
(excluimos los traductores automáticos de Google y mecanismos similares, ¿te parece?)

Ahora imagina que quieres componer una canción; ¿deberías saber leer y escribir algo en el idioma musical?…
Contesta tú mism@…

Si vas a hacer música tu sol@, ¡vale!, no es necesario, aunque un mínimo conocimiento te dará más satisfacción y te hará sentir que progresas mejor

Si vas a hacer música con otras personas, es conveniente un cierto bagaje -al menos básico- de lenguaje musical, teoría y armonía

Si pretendes dedicarte profesional o semi-profesionalmente, el dominio de las materias anteriores es obligado y cuanto más profundo, mejor.

 

Los otros dos pilares son: la Técnica instrumental en la guitarra y el Repertorio.

Para ver más detalles sobre ellos, consulta la página “Guitarra” y sub-páginas dependientes.

 

 La Oferta

  • Clases Individuales y Colectivas
  • Cursos por nivel (Iniciación, Elemental, Intermedio, Avanzado)
  • Módulos temáticos (Tonalidad, Escala Mayor y sus modos, Triadas, Cuatriadas, Improvisación, etc.)
  • Seminarios

Las Modalidades

  • Presencial a domicilio
  • OnLine por Videoconferencia (Skype)

[notice]En breve, estará disponible el “Aula Virtual”, para l@s que no podáis concertar un horario en clases presenciales/on-line. ¡Os mantendré informad@s![/notice]

Nota: La toma de contacto con la evaluación inicial es gratuita.

 

Los Precios

 

[important]Clases presenciales a domicilio: si nos ponemos de acuerdo y establecemos los horarios de tal modo que se pueda hacer una ruta común para varias clases seguidas en una misma mañana/tarde, el coste del traslado se reparte entre los alumnos de esa ruta, con lo que le resulta más económica la clase a cada alumno[/important]

El Sistema de pago

  • Clases presenciales

– Por una sola clase: Abono en efectivo al finalizar cada clase

– Para un mes de 4/5 clases: Abono en efectivo al finalizar la primera clase o Transferencia bancaria/PayPal el primero de mes

  • Clases On-Line

– Abono antes de las clases por Transferencia bancaria/PayPal

El Registro como Alumno

Una vez acordadas las clases, te registras en la web (pestaña “Área Alumnos”) y en el mismo día serás dad@ de alta como alumn@.

A partir de ese momento, podrás entrar en el “Área Alumnos” para descargarte los contenidos que vayas necesitando para el desarrollo de las clases.

Un deseo

[important]

¡¡Que disfrutes aprendiendo, tanto como yo enseñando!!

[/important]

Arden mis dedos