«

»

Jul 02

Improvisación

Se pueden citar como claves de la improvisación los puntos siguientes:
– Destreza auditiva, comunmente llamada “buen oído” (mejorable con entrenamiento)
– Dominio musical de intervalos, escalas, acordes y progresiones armónicas
– Destreza interpretativa en el instrumento para ejecutar con fluidez los elementos citados
– Dominio, sobre todo estructural y funcional del tema u obra objeto de la improvisación
– Equilibrio entre intelecto (control) y emoción (expresividad) durante la interpretación
– Capacidad de comunicación y dialogo con los demás intérpretes de la formación o grupo

Ejercitando cada aspecto de manera adecuada y compensada, puede conseguirse en un tiempo razonable el nivel que nos permita participar como improvisador en la interpretación de cualquier tema. Por supuesto, a mayor calidad y cantidad de tiempo dedicado, mejor y más rápidamente alcanzaremos ese nivel. No obstante, nunca hay que perder de vista el objetivo principal: hacer música a través de obras o temas. De poco sirve ejercitarnos esforzadamente en cada punto relacionado anteriormente si no somos capaces de comprender e interpretar correcta y completamente un tema con simplicidad y buen gusto, tal como lo concibió el autor.
Si la música se considera un lenguaje, es en la improvisación donde se hace más patente su veracidad; a menudo álguien nos parece interesante no solo por lo que dice, sino también por su manera de hacerlo, su sello.

Herramientas del improvisador

– Ejercicios para desarrollar la capacidad auditiva, comunmente denominado “Entrenamiento auditivo”, siendo util en el reconocimiento de intervalos melódicos, armónicos, reconocimiento de la cualidad de los acordes y de los movimientos armónicos que forman una progresión.
– Análisis formal, funcional -armónico y melódico- y estilístico del guión o partitura de temas de referencia -estandards, en el caso del Blues/Jazz-, aplicando además los principios de:
. Relación escala/acorde en una progresión armónica.
. Reducción, sustitución de acordes y rearmonización.
– Transcripción de solos realizados por intérpretes contrastados.
– Estudio y ejecución de frases o motivos típicos en cada estilo, derivados de las transcripciones.

La práctica regular de estas actividades nos irá dando la habilidad de escuchar y comprender lo que otros hacen, llevar al instrumento la música que oimos internamente y, sobre todo, la capacidad de dialogar creativamente con los músicos con los que toquemos.

Recursos

Manual básico para aprender a improvisar (Inglés) – Jamey Aebersold

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.